De compras por el valle

marra2

El viernes llegamos al hostal, a media tarde. Nos instalamos, nos situamos desde la terraza de nuestra habitación, desde donde vemos el Pueblo de Oitz, su frontón y su importante Iglesia. Nos recuerdan en el hostal que podemos ir a comprar queso de oveja a la Quesería de Carlos. El domingo, después del desayuno podemos ir a comprarlo y les pediremos que lo pongan “al vacío”, por… lo del olor. Como tenemos tiempo antes de la cena, recorremos los cinco barrios que aglutina Donamaria: Gaztelu, Arce, Igurin, Azkarraga y descubrimos que en el Convento de las Carmelitas Descalzas nos venden membrillo “del de verdad”. Las Hermanas, encantadoras, es un placer estar con ellas un ratito de charla.

sugerencia2-1Ya es la hora de la cena y al llegar al Restaurante Lorea nos ofrece un vaso de txakolí de Getaria con un pincho de Chistorra de Bera (igual mañana al pasar por allí compramos una ristra, para llevar) Fantástica. Cenamos un rollito crujiente de bacalao y puerro, después unos lomos de Rodaballo con mantequilla y pimentón de Espelette y terminamos con un Couland de Chocolate caliente. Tomamos la infusión “sienta bien” de casa y charlamos con Lorea del recorrido que nos espera el día siguiente.

sugerencia2-2A la mañana siguiente, después del desayuno, todavía con el sabor del bizcocho y canela en la boca, comenzanos nuestro “plan de tiendas”.
En Doneztebe, vamos a la ferretería y compramos: pelotas de frontón hechas a mano. Es un regalo que a todo el mundo le encanta. Si tenéis unos amigos “especiales”, podéis comprar vela tipo mecha enrollada, que ya es muy difícil de conseguir. Es la que se utiliza para las “argizaiolak”. Camino de Bera, pasamos por Sunbilla, nos detenemos en su puente romano, es el momento de la foto bonita de la mañana, entre la niebla matinal y el río rebosante de agua.

Seguimos la N 121 A y entramos en Etxalar. El Centro del pueblo es una joya: Iglesia, cementerio con las estelas vascas, frontón. Llegamos a Bera, subimos el pequeño puerto nos nos lleva al Bosque de Sara. Sara emociona. Tomamos un café en el hostal bajo los plátanos y nos sentimos invadidos del olor del “pastel vasco”. Obligado tomar una pequeña ración y llevar para despuñs otro poquito. Tenemos unas buenas charcuterías para comprar un poco de Foie-gras.

Continuamos hacia San Juan de Luz – Donibane Garazi, y ahí en la Rue Gambetta nos dejamos seducir por el “buen vender” de Iparralde. Entrar en la tienda de los jabones, olerlos, acariciarlos y dejarnos seducir por ese mundo sensual. Quizás es el pueblo indicado para comprar alguna mantelería vasca. Es de muy buena calidad y de agradecer cuando alguien te la regala.

Comemos algo ligero porque en el hostal hoy tenemos cena temprana y espectacular…
Crema de garbanzos con foie, hojaldre con txangurro y cigalitas, y de postre, un sorbete de mango y meloso de chocolate y naranja amarga. Tomaremos un vino blanco de Chivite, helado. Después nuestro “sienta bien” en el jardín. Hoy nos apetece un cigarrillo frente al río. Después de escuchar “la nana fluvial”, nos vamos a la habitación. Ya el doming,o después del desayuno nos dirigimos al Museo de Santxotena, pero antes y de camino hay una parada obligada en Elizondo, chocolate en Malkorra, un buen trozo de chocolate con avellanas para llevar.

marra2

marra2